martes, 20 de febrero de 2018

Conversación en el baño














-Oye Val no me tomes fotos mientras estoy orinando. 


-Lo siento es que no lo puedo creer, de solo verte y en la forma en la que te has comportado, no parece que seas un hombre.

-Pues claro que no soy un hombre soy una mujer, o al menos por 24 horas, recuerda que perdí la apuesta y tu me obligaste a usar el Brazalete transformador y me pediste que fuera a un cita con mi mejor amigo fingiendo ser tu prima. 

-Sí sí, lo recuerdo pero es que actúas de una forma tan femenina, mírate orinando como una chica y sosteniendo tu bolso, además estuve viendo de lejos tu cita con Javier y te has comportado muy coqueta con él. 

-¡Qué! eso no es cierto 

-Umm a mí no me engañas se cuando una chica le coquetea a un chico, además por que te sonrojas.

-¡EH! claro que no yo no...

-¿Qué pasa acaso te gusta Javier?, no tiene nada de malo tu mismo lo dijiste eres una mujer y es normal que a nosotras las mujeres nos gusten los chicos y en especial los chicos guapos como Javier.

-¡Claro que no me gusta, él es mi amigo! todo debe ser por culpa del brazalete yo jamas me comportaría de esta manera por mi propia cuenta.

-Umm puede ser... aunque pensándolo bien tampoco me gustaría que Javier me bajara a mi novio. 

domingo, 11 de febrero de 2018

Todo un fin de semana como una niña usando pañales. continuación

Quería hacer de esta historia algo corta y dejar volar la imaginación de los lectores que escogieran ustedes las edades y el nombre del protagonista. Pero como en los comentarios solicitaron una continuación y con las edades he decidido hacerlo, espero sea de su agrado. :D 
Era totalmente humillante estar en esta situación. Mientras mamá estaba cambiándome de pañal, simplemente no podía creer que ella en realidad me haya convertido en una niña, una niña más pequeña que mi propia hermanita Sofia quien apenas tenia 6 años. Cómo le pudo hacer eso a su propio hijo, como me pudo hacer eso. Yo, Mario un chico de 17 años me había convertido en Mariana una niña de unos 3 años aproximadamente al menos por un fin de semana. Lo más sorprendente era cómo rayos mi madre habia logrado hacer que me convierta físicamente en una niña, y aparentemente no solo eso, al parecer era como si Mario nunca hubiera existido, pensé que si mis amigos me vieran seguro se burlarían de mi, aunque es más que obvio que no me reconocerían sin embargo no dejaría de ser humillante y vergonzoso.

Mamá- Bueno mi linda princesita ya estas limpia y con un nuevo pañal, espero que para la próxima me avises cuando hayas tenido un accidente, de acuerdo?
Mario- Sí mamí... ¡He! no digo... mamá por favor quiero ser yo de nuevo, no quiero ser una niña todo este fin, mucho menos una que deba usar pañales todo el día. por favor mamá de lo pido. porque me hisiste esto y ¿cómo lo hiciste?
Mamá- Lo siento Mario te lo dije es tu castigo , y por todo este fin de semana seras Mariana mi dulce bebita de 2 años, que muy pronto cumplirá 3 años. y ¿cómo es que lo hice? eso es lo de menos no necesitas saberlo, lo que tienes que saber es que ahora todo el que me conoce sabe que siembre he tenido dos hijas, Sofia y tú, Mariana. pero no te preocupes que cuando acabe el fin de semana osea el lunes primera hora todo volverá a la normalidad a menos que deses quedarte así para siempre. 
Mario- ¡Qué! para siempre no no no no no quiero. 
Mamá- JA JA... JA JA lo siento solo bromeaba contigo. Como dije este es un castigo y espero que después de esto respetes a Sofia sin embargo espero que te comportes como una buena niña, o si no me veré a la necesidad de dejarte así como una niña por más tiempo. ¿estas de acuerdo?
Mario- ......sí mamá lo que tu digas, pero aun así no quiero bajar así, ahí esta Valeria la chica que siempre me ha gustado.
Mamá- Recuerda que para ella Mario nunca existió así que no tienes por que sentir vergüenza de que te vea, para ella solo eres una simple niña.  
Marío- Gracias mamá (sarcasmo) pero tus palabras no me levantan el animo. 
Mamá- como sea, vamos que Sofia y Valeria nos esta esperando. umm creo que se me esta olvidando decirte algo... pero bueno ya lo descubrirás por tú propia cuenta. 
Mario- ¡HE!

No supe a que se refería mi madre con eso, pero no paso mucho tiempo para que lo descubriera. Nuevamente ahí estaba yo la pequeña niña de 2 casi 3 años intentando caminar con el fastidioso pañal que me madre me había puesto. Creo que mi mamá lo noto era obvio que no podía caminar rápido, por ese motivo Sofia me gano corriendo, así que mamá me alzo y me abrazo. Me sorprendió, sentí como mis pies iban alejándose del suelo, y cuando mi mamá me abrazo por alguna razón, tal vez por los instintos de mi nuevo cuerpo, al estar muy lejos del suelo sentí algo de miedo y me aferre fuertemente a mi mamá. 

Al bajar al comedor vi a Sofia y Valeria quienes ya estaban sentadas en la mesa listas para comer, pero para mi sorpresa y mi humillación que parecía no terminar, vi una silla de bebé, o mejor dicho la misma silla que solía usar Sofia para comer cuando ella era más pequeña. Diablos, pensé por alguna razón tristemente sabia que esa silla era para mi, y efectivamente mi madre me bajo y fue a servir la comida. mientras tanto Valeria con mucha amabilidad me puso en esa silla de bebe, la cual era de color rosa, después de todo era la única silla especial para mi nuevo cuerpo. 

Cuando la comida estaba lista mi horror fue que mi comida era completamente diferente a la de todos, él mio era especial era comida para bebes, cunado quise protestar y decirle a mi madre comprendí lo que ella había dicho, sobre que lo descubriría por mi propia cuenta.

Mariana- Mamí no kelo eto.

Me quede helado después de escuchar lo que salia de mi boca no podía hablar bien, como no me había dado cuenta, cuando jugué con Sofia nunca dije una palabra frente a ella solo asentía con la cabeza y decía "sí". pensé - ¿qué pasa?  hasta hace poco había platicado con mi mamá fluida mente pero ahora no puedo hablar bien incluso la primera palabra que salio de mi boca fue mami, nunca en mi vida le había dicho a mi mamá mami ¿qué me pasa? Luego recorde que cuando mi mamá termino de ponerme el pañal limpio también le respondí sin pensar diciéndole mami.

Mamá- lo siento cariño pero esta comida no es adecuada para ti cuando seas más grande podrás comerla.

Mariana- pelo mamí no kelo.
Mamá- Lo siento cariño, pero no, además no hagas berrinches sabes que las niñas bonitas no hacen enojar a sus mamas, así que se buena niña y come tu comida o no te llevare al parque ¿eso quieres?
Mariana- no no. eta bien mami. 

Que rayos me había pasado- me dije a mi mismo, por alguna razón estaba discutiendo como una niña, y lo peor es que al final mamá termino por dominarme e hice lo que ella me dijo, después de todo yo no quería ir al parque, pero por alguna razón cuando me dijo que no me llevaría sentí que debía hacer lo que ella me dijera para que me llevara. Mientras todos estábamos comiendo, afortunadamente yo comí solo sin necesidad de que nadie me criara, lo cual hubiera sido otra humillación, aunque aun así fue humillante, para variar no podía sostener adecuadamente la cuchara. Mamá empeso a hacer platica a Sofia sobre la escuela, luego le pregunto algunas cosas a Valeria y le dio las gracias.

Mamá- muchas gracias Valeria, eres una gran chica, eres muy amable por pasar a recoger a Sofia de la escuela, me siento mal por pedirte favores.
Valeria- No se preocupe señora, sabe que yo estoy más que encantada de ayudarla, además sabe que siempre quise tener hermanitas, y Sofia y Marianita son como las hermanitas que nunca tuve. 

Después de lo que dijo Valeria me puse a pensar, yo la conocía perfectamente ella era la única hija digo por que tenia 4 hermanos dos mayores que ella y dos menores, y creo que uno apenas era un niño pequeño. 

Valeria- Sabe me agrada estar más tiempo aquí y no en mi casa, estar rodeada de todos mis hermanos son muy ruidosos, en cambio aquí es muy tranquilo, realmente hay una gran diferencia entre los hombre y las mujeres. 
Mamá- si eso es cierto, yo me alegro de tener dos hermosas hijas. 
Valeria- si usted tiene suerte además estas dos niñas son muy hermosas. 
Mamá- no solo eso también muy inteligentes por eso estoy más orgullosa de ellas. 

Cuando terminamos todos de comer, mi mamá le dijo a Valeria si quería acompañarnos a parque, y ella dijo que, estaría más que encantada. Mi madre le dijo a Sofia que se fuera a bañar, pero luego le dijo...

Mamá- Hija por favor podrías llevar  Mariana contigo para que se bañen juntas.
Sofia- Claro mami.
Mamá- Por favor ayuda a tu hermanita a bañarse y tengan mucho cuidado.
Sofia- si mami.

So lo me quede ahí escuchando su conversación cuando de pronto Sofia me toma de la mano y me lleva con ella al baño. Pude ver la sonrisa de Sofia en su rostro parecía feliz. cuando llegamos al baño empezó a desvestirme a mi primero, me desato el moño del vestido que tenia en la espalda luego me quito el vestido, ahí estaba yo con solo mi pequeña braga que cubría el pañal  rosado que llevaba puesto, Sofia se portaba muy amable conmigo, ella si sabia como ser un hermana mayor, en cambio yo siempre fui malo con ella cada que tenia la ocasión. Por ultimo ella hizo que me quitara la braga y el pañal, me sentía muy apenado de estar desnudo frente a mi propia hermanita, lo peor era que me vea así como una niña, tenia tanta vergüenza que cuando quede desnudo o desnuda, tape mi zona privada, cuando lo hice ella se rió y me dijo...

Sofia- Hay hermanita que haces se te olvida que yo también soy una niña, además no es la primera vez que nos bañamos juntas, te pasa algo?

No supe que decir, solo me quede callado o debería decir callada tapándome con las dos manos ahí abajo, cuando de pronto mi hermana empezó a desvestirse, quedo completamente desnuda y sin pena alguna no le importaba estar así frente a mi, pude ver la parte intima de mi propia hermana, diablos eso me convierte en un pervertido, pensé, era algo que no debería de haber visto por más hermanos que fuéramos, pero después de todo ahora que era una chica incluso una más pequeña que aparentemente no sabe de esas cosas, creo que no importaba. Aun así me sentía muy incomodo, tanto ella como yo estábamos literalmente desnudas, pero obvio no había nada sexual después de todo eramos simplemente unas niñas, de haber pensado algo así realmente me hubiera convertido en un pervertido.

En el transcurso del baño todo fue normal. Sofia me ayudo a bañarme me puso shampoo en mi pelo, era uno que olía muy bien un típico olor femenino, con ayuda del jabón ambas olíamos igual, la verdad no me gusto oler de esa forma me hacia sentir tan afeminado. Como de costumbre más humillaciones vinieron después de bañarnos. Las dos nos secamos y mientras que Sofia fue a su habitación a ponerse una nueva ropa, en mi caso Valeria fue la que termino escogiendo la ropa para mi. Valeria ya había escogido un atuendo para mi cuando llegue a mi cuarto con una toalla en todo mi cuerpo, me sentía muy apenado, no quería que Valeria me viera desnuda, pero aun así lo hizo ella me ayudo a secarme así que me quito la toalla y quede nuevamente desnuda frente a una persona que no quería que me viera de esa forma, aunque sabia que ella no sabia nada respecto a mi verdadera identidad el hecho de que ella me considerara como una niña pequeña era algo humillante y vergonzoso. Valeria me vistió con un lindo atuendo, no digo que me gustaba es solo que era un atuendo lindo y femenino, lo cual odie, pero que esperaba, al parecer toda mi nueva ropa eran vestidos bien femeninos. ha y por cierto también me puso un pañal. me sentí muy mal ella me vio mi pequeña parte intima de niña. Mientras me vistió hizo un comentario.

Valeria - Si tan solo mi hermanito hubiera nacido como una niña apuesto que ambas serian muy buenas amigas.

Ya una vez estando vestida, Valeria prosiguió a peinarme, mi perlo era muy largo, déjenme decirles que ella es muy buena en eso de peinar, después de todo ella toda su vida a sido una chica y sabe de eso, ella me hizo un gran peinado una cola de caballo y en frente dos trencas una de cada lado, acompañado de unos listones, era un peinado muy afeminado, aunque no me veía nada mal, digo al ser una niña ese peinado encajaba conmigo. 

Ya todas estábamos listas para salir al parque, por alguna razón me sentí feliz, como una especie de eco en mi cabeza me decía a mi mismo, si si iremos al parque. Pero luego me di cuenta de lo estúpido que era, como fue, no podía creer lo que pasaba por mi mente, yo no quería realmente ir al parque no quería salir y que mas personas me vieran como una niña como una bebe en pañales. 

Saliendo de la casa otra humillación se sumo al día, cuando entramos al coche vi el asiento especial para bebes, y nuevamente sabia perfectamente que ese asiento era para mí, no puse quejas ni nada por el estilo, dios solo quería que ya fuera lunes, nunca en mi vida me habían gustado los lunes pero realmente quería que fuera lunes lo más rápido posible. 

Mamá me puso en el asiento, y me abrocho el cinturón, no me podía mover de ese asiento así que para que esforzarme además recordé lo que mamá había dicho, ella quería que me comportara como una buena niña sin hacer berrinches así que no tenia de otra, no quería permanecer más tiempo como una niña pequeña. 

En el transcurso no tenia nada que hacer así que simplemente me quede ahí sentada como buena niña mientras balanceaba mis pies, mientras veía mis pies me resulto interesante ver lo pequeña que me había vuelto, mis dedos eran muy pequeños y mis pies también me quede pensando en eso mientras veía los zapatos que llevaba puestos, o mejor dicho tenis, eran unos tenis blancos con adornos rosados. El atuendo que Valeria había escogido para mi fue un pequeño vestido rosado, esta vez no había cinta eso fue algo bueno. El vestido fue escogido minuciosamente al menos eso creo, ya que íbamos a estar al aire libre y con el calor o poco calor que había el vestido me ayudaría a sentir tanto calor. 

Al llegar al parque mi, Valeria me abrazo desde el estacionamiento hasta el parque me sentí en el cielo no era como realmente lo hubiera deseado pero al menos pude abrazar a Valeria y ella ami, mi corazón empezó  a latir nuevamente ya que estaba muy cerca de su pecho, Valeria tenia 17 años era una chica muy linda y tenia un cuerpo muy desarrollado. Decidí que debía tocar sus pechos, no había nada de malo después de todo yo era una niña, cualquiera podría pensar que seria un accidente o algo inocente de mi parte el tocarle uno de su pechos, así que lo hice sin pensar tanto en las consecuencias, su pecho era muy suave y con mi pequeña manita la sentí enorme, fue lo único bueno que me había pasado en ese día. 

Valeria - Guau, Mariana, no te preocupes cuando grescas también tendrás pechos como yo, a todas las mujeres cuando crecemos también nuestros pechos lo hacen. 

A Valeria no le importo que tocara uno de sus pechos, como había pensado, ella creyó que simplemente era por curiosidad, y lo había echo inocentemente, aunque la verdad no fue así. 

Al llegar definitivamente al parque vi que había mucha gente, era un parque muy grande y sabia que era muy frecuentado por muchas personas. Al llegar ahí Sofia se reunió con algunas de sus amigas de la escuela y fueron a pasar el rato mientras tanto Valeria se quedo conmigo, a jugar, me sentía tan estúpido ahí jugando con ella, mientras que me trataba como una bebe aunque así me veía en el interior no lo era, yo era un chico de 17 años atrapado en el cuerpo de una bebe de 2 casi 3 años. 

No paso mucho tiempo cuando unas amigas de Valeria se asomaron, yo conocía a esas chicas pues eran mis compañeras de clase. Me sentí muy avergonzado de que ellas me vieran, aunque no me prestaron importancia en absoluto. Valeria se despidió de mi y de mi mamá y se fue con sus amigas yo me quede sola con mamá. Mamá me llevo a dar una paseo por el parque y al final me llevo a la zona de juegos, donde habían un montón de niños, déjenme decirles que nunca me gustaron esos lugares donde hay muchos niños, ruidosos, lo odiaba y al ver que mi madre me había llevado a ese lugar me sentí dentro de mis pesadillas. Mamá me dejo ahí completamente a merced de todos eso niños y niñas brincando, riendo, empujándose, había risas y llantos,  mucho ruido y ella pretendía que me uniera a ellos.  

No me quedo de otra que entrar ahí rodeado de tantos mocosos, no veía lo divertido, por que ellos corrían de un lado a otro riendo, me quede ahí completamente aislada hasta que una niña se me acerco y me invito a jugar con ella, fue una chica muy linda, ella estaba con otras chicas y todas ellas tenían una muñeca, según ellas estaban jugando a ser las mamá, y cada una tenia a su hijo, como yo obvio no tenia una muñeca y gracias a dios no lo tenia, decidieron que cambiar el juego, solo por mi, decidieron jugar a la escuela y sus muñecas eran los alumnos y yo era la maestra. No se porque pero esas niñas me forzaron a jugar con ellas, digo tampoco me amenazaron ni todo, mero no dejaron que me vaya tan fácil de ahí, me insistieron tanto que no tuve de otra que jugar con ellas, las chicas eran un poco mas altas que yo, aparentemente yo era la más pequeña, cuando estábamos jugando accidentalmente me caí y mi vestido se alzo dejando a la vista los pañales que llevaba puesto. Las niñas vieron mis pañales, y una de ellas me pregunto, antes de continuar algunas de esa niñas tenían como de 2 a 3 y 4 años así que algunas hablaban como yo, dificultosamente. Una de las niñas que me ayudo a pararme me dijo que si usaba pañales, yo pensé, rayos lo que me faltaba que unas niñas se burlen de mi por usar pañales, pero resulto no ser de esa forma, al contrario fueron muy solidarias, algunas de ellas también tenían pañales, y otras no pero diciendo que las utilizaban cuando dormían. 

La chica que me ayudo a pararme se llamaba Maria, era una niña un año mayor que yo, y hablaba muy bien, aunque pronunciaba muy chistoso la R. Todas las niñas se fueron ya que sus madre fueron por ellas y Maria y yo nos quedamos de ultimo fue así como la conocí un poco más, a duras penas entable una buena conversación con ella, y al final me comento que muy pronto cumpliría 4 años y que le encantaría que yo fuera a su cumpleaños que iba a ser el siguiente sábado. La verdad esa niña se porto muy de una forma muy buena conmigo así que le dije que sí me gustaría ir a su fiesta, pero obvio que no iría después de todo solo iba ser una niña hasta el lunes.

Aparentemente todo iba bien hasta o eso pensé, hasta que de pronto sentí ganas de ir al baño, tenia ganas de hacer pipí, trate de aguantarme, quería salir corriendo a buscar un baño, pero sabia que era imposible además si le decía a mamá que tenia ganas de ir al baño sabia que ella me diría que hiciera en el pañal, sin embargo con el poco control de mi vejiga no pude aguantarme y todo salio, pude sentir como el pañal se iba humedeciendo. Me sentí muy avergonzado, incluso creo que Maria noto que me estaba haciendo en los pañales, pero no dijo nada.- Esto es genial, estoy orinandome en los pañales y una niña esta a lado de mi mientras lo hago-  eso fue en lo único que pensé mientras estaba atascado en esa incomoda situación.

Por ultimo mi mamá llego a buscarme al igual que la mamá de Maria aparentemente se habían conocido también en el parque y estaban platicando. Maria corrió hacia su madre diciéndole que había hecho una nueva amiga y quería que yo fuera a su cumpleaños. Maria estaba feliz.

Mamá de Maria- Quien es tu nueva amiguita, hija.
Maria- Mami, ella es Mariana quiero que vaya a mi fiesta, ella dijo que si quiere ir.
Mamá de Mariana- ¡Enserio! bueno si Marianita quiere ir, ella puede. solo hay que darle la dirección de la fiesta a su mami.

En eso mi madre con una sonrisa se acerco ajunto a mi y me pregunto.

Mamá de Mario- Hija enserio quieres ir?

No supe que decir, tampoco podría decirle no no quiero, cuando ya le había dicho a Maria que si quería ir, pero tampoco podía decirlo frente a mi madre. Fue un gran dilema podría haber dicho simplemente no, total nunca más la volvería a ver, pero en vez de eso dije que si, o mejor dicho dije- si kelo mami.

Mientras mi mamá y la mamá de Maria platicaban e intercambiaban contactos Maria me tomo de las manos y con una gran sonrisa en su rostro al saber que si iría a su fiesta. Por ultimo ella se fue con su mamá, sin darme cuenta ya había pasado el tiempo y estaba anocheciendo. Cuando Maria se fue, no tuve de otra que decirle a mi madre que me había orinado o mejor dicho que había tenido un accidente, ella me llevo al baño más cercano, para cambiarme de pañal, yo le dije que no quería ir al baño aun había gente y sabia que en el baño habría mujeres, niñas adolescentes, no quería tomar el riesgo de que ellas me vieran, sin embargo mamá dijo que no había opción. Así que fuimos al baño y efectivamente había gente y todas mujeres, medio mucha vergüenza de que algunas de ellas hayan visto mi parte intima, aunque algunas ni prestaron atención.

Al final fuimos a buscar a mi hermana, y por ultimo nos fuimos a la casa, y de regreso nuevamente yo en el asiento de bebé, mientra mamá conducía dijo.

Mamá de Mario- Mariana hija veo que te divertiste mucho hoy, incluso hiciste una nueva amiguita, su madre me dijo que cuando quieres puedes ir a la casa de Maria a jugar con ella, es una gran idea verdad?
Mariana- si mamí yo kelo jugal con Malia.

Después de decir eso rápidamente lleve mis pequeñas manitas directo a mi boca, como diablos había dicho esas palabras, no era lo que realmente quería, sin embargo eso fue lo que salio de mi propia boca. En el transcurso del viaje no dije ni una palabra más me contuve para no decir otra tontería como esa. 

Ya en la casa, era la hora de la cena, tenia mucha hambre me había cansado, lo extraño era que no eran ni las 8 de la noche y ya tenia mucho sueño. Lo peor de todo o del día fue que mamá me llevo a mi cuarto, en sus brazos, me acostó en mi cama individual con sabanas rosas con adornos a princesas me dejo ahí por un rato y luego volvió y tajo con sigo en una de sus manos un biberón con leche, para mi gran sorpresa, en vez de protestar por alguna razón lo primero que hice fue meterme  la boca el biberón y empece a tomar la leche, estaba molesto pero sobre todo estaba ambiento, cuando termine, mamá se fue y yo me quede ahí acostado tratando de analizar lo que había hecho, me había comportado como todo un bebé, también recordé lo que había sufrido ese día, para mi mala suerte aun era viernes aun faltaba Sábado y Domingo.

Continuara...



lunes, 5 de febrero de 2018

Intentando regresar con mi familia parte 4

Personajes
Brad el protagonista que se convirtio en una chica juvenil de unos 20 años ahora se hace pasar por Brenda.
Veronica la mejor amiga de Brad y ahora finge ser la tía de Brenda
Sofia la hija de Brad ahora la amiga de Brenda
Elena Ex esposa de Brad y madre de Sofia y Roberto
Roberto, el hijo de Brad y Elena, y siente cierta atracción por Brenda.

Capitulo 1
Capitulo 2
Capitulo 3

Capitulo 4

Aún en el Gym Brenda cansada por el ejercicio que aunque era para principiantes su cuerpo femenino no podía soportar más, por otro lado Elena continuaba con su rutina de ejercicio. Elena al ver lo cansada que estaba Brenda decidió suspender su entrenamiento. Elena y Brenda se marcharon del Gym, pero al salir Brad pudo notar que algunos hombres clavaban sus ojos en su trasero y otros afortunados lograron ver su exquisita entrepierna la cual mostraba por completo el contorno de su parte intima. Brad se sintió como una niña avergonzada tratando de taparse, su cara estaba toda roja, Elena lo noto y pensó que el ejercicio le había caído mal. 

Elena le precunto a Brenda si quería que la llevara a su casa, pero Brenda no supo que decir, sin pensar le dio la dirección. Elena se sorprendió, ella sabia que esa dirección era la misma donde Brad vivía así que le pregunto a Brenda por que vivía allí. De camino a la casa de Brad. Brenda le contó la situación a Elena, y el porque ella estaba viviendo en la casa de Brad. Al llegar a la casa de Brad Brenda se bajo del coche y se despidió de Elena, no sin antes decirle que le daría una respuesta sobre el trabajo muy pronto. Elena le dijo que esperaría con ansias su respuesta y luego se fue. 

Brad quedo pensativo, recordó que durante el trayecto Elena no volvió a mencionar de su esposo, osea él, tampoco pregunto sobre él. Brad se  sintió algo desilusionado, pero luego dejo de pensar en ello y rápidamente fue a quitarse la ropa para irse a bañar. Al entrar en el baño, él mismo pudo ver que los leggins que llevaba puesto marcaba sus nuevos labios vaginales. Brad quedo sorprendido al ver su entrepierna y sus largas piernas sin duda era una vista muy erótica, ahora que estaba solo no se sentía avergonzado sino todo lo contrario. Él se abia avergonzado de que su propio hijo lo viera de esa forma, y también un montón de hombres desconocidos en el Gym. Pero después de todo Brad era un hombre así que le pareció muy atractivo verse con esa ropa, sin embargo Brad pensó, Guau me veo super sexy. Pero que diablos estoy pensando, dijo Brad. Lo que le molesto a Brad fue que no lo pensó como si fuera hombre, sino como una mujer vanidosa. 

Brad se desvistió y pudo ver su hermoso cuerpo juvenil, el cual había visto antes pero por alguna razón se sentía caliente. En su mente de Brad pasaban muchas cosas, de pronto él se empezó a sentir bien, pero cuando recupero la cordura, notó que una de sus manos estaba sobre uno de sus pechos, mientras que la otra mano estaba frotando su vagina. Rápidamente se detuvo, y salio del baño, tratando de controlar su mente. 

Luego entre su ropa busco unas bragas para ponerse y un sostén, después de algunos días como mujer, ya dominaba el ponerse un sostén sin ningún problema alguno. Luego se puso una blusa, y por ultimo un short de mezclilla, el cual era corto y dejaba a la vista sus hermosas piernas. 

Después, Brad decidió hablar a Verónica por teléfono, para contarle lo que le había sucedido y lo que había platicado con Elena. Verónica se puso a trabajar para darle y ajustar una identificación nueva así como un certificado de estudio, para que Brad mejor dicho Brenda pudiera trabajar como la asistente de Elena, y así estar más cerca de ella. 

Brad había pasado por una terrible pero grandiosa mañana, si más de que hacer, Brad se durmió toda la tarde.

Brad se durmió sin saber que solo estaba enterrando poco a poco su yo masculino. y dando más empoderamiento a Brenda.

Brad tuvo un raro sueño, en el cual él estaba convertido en Brenda, pero lo raro era que él siempre fue Brenda. Ella vivía con sus padres, los cuales estaban orgullosos de su adorable hija, Brenda estaba feliz de haber conseguido su primer trabajo, trabajaría de cerca con una mujer llamada Elena. Brenda la conocía y le tenia un gran respeto, ella quería ser como la señora Elena algún día. Brenda estaba lista para su primer día de trabajo, completamente vestida lo más formal posible, con tacones negros, un pantalón negro lizo, y una blusa blanca. Brenda estaba sentada de repente, junto con la señora Elena aparentemente en una junta con los altos mandos de la empresa. De pronto La señora Elena quiso algo de agua y rápidamente Brenda fue a buscarlo como buena asistente. Elena solo se lo pidió par que saliera de la junta ya que una simple asistente no podía escuchar las decisiones de la alta dirección. Por otra parte Brenda se sentía feliz por que estaba trabajando, parecía todo rápido despues de todo era un sueño. Brenda luego se encontró en un antro bailando con Sofia su mejor amiga y con algunas secretarias del trabajo. parecía una noche de chicas y todas incluyendo Brenda se la pasaban bien. De pronto un chico invito a Brenda a bailar y ella acepto gustosamente. Brenda estaba bailando con un chico extraño, pero ella se comportaba y bailaba libremente como cualquier otra chica, de pronto el cuerpo de Brenda y del chico empezaron a estar más cerca. El chico estaba apoderándose del cuerpo de Brenda, y ella lo permitía. De pronto ahora Brenda estaba en una habitación sola con aquel chico del antro ambos se besaban apasionadamente, Brenda rápidamente empezó a desvestir al chico, y el chico a Brenda. Brenda quedo desnuda frente al chico y este empezo a bezar todo el cuerpo de Brenda, ella estaba sintiendo un placer que jamas había experimentado y lo estaba disfrutando. Luego el chico abrio las piernas de Brenda y despacio empezó a introducir su miembro dentro del la vagina de Brenda, ella al principio dejo escapar unas cuantas lagrimas del dolor pues estaba perdiendo su virginidad, después de unos minutos el chico estaba bombeando a Brenda y ella se retorcía del placer. Ella estaba disfrutando por completo el sexo, se podían escuchar los gemidos y gritos de Brenda así mismo, como ella rogaba por que el chico la siguiera follando.

Pero de pronto Brenda recordó que ella no era Brenda sino Brad. Luego vio a su esposa frente a él diciéndole que jamas regresaría con él. Brad no quería eso trato de perseguir a su esposa que se estaba alejando de él, Brad desesperadamente le decía a su esposa que él era Brad, pero para su horror él tenia el cuerpo de una mujer no de un hombre, de pronto un hombre se apareció frente a él diciéndole que él era una mujer llamada Brenda y que sería Brenda por el resto de su vida. No No decía Brad, luego él se encontró en lo que parecía una iglesia, aparentemente era una boda y Brad era la novia, él llevaba puesto un hermoso vestido Blanco, Trato de huir pero era imposible, después se encontró en una cosina, y escucho a unos niños los cuales se acercaron a él llamándolo mamá, Brad no lo podía creer, pero con los niños estaba un hombre que aparentemente era su padre, el hombre se acerco a Brad y le dio un gran beso en la boca diciéndole Hola Gariño, Los niños corrieron y abrazaron a su madre, pero su padre les dijo que con cuidado o podrían lastimar al bebé. Brad noto que su panza estaba enorme, él o ella estaba embarazada. Brad grito desesperadamente él no quería esa vida, pero nuevamente cambiaron las cosas y ahora estaba dando a luz a su tercer hijo, Brad seguía gritando pero por los fuertes dolores del parto. Pronto las cosas cambiaron otra vez, y la vida de Brad había cambiado y se convertía en una rutina, preparar la comida para sus hijos y su esposo, limpiar la casa y tener sexo todas las noches con su esposo. Brad se estaba volviendo loco o mejor dicho loca. quería que eso termine. Brad no pudo más y de pronto se despertó.

Brad se despertó muy agitado su sueño resulto ser una pesadilla, tratando de calmarse de decía así mismo fue solo un sueño, fue solo un sueño. pero lo que no era un sueño era que seguía siendo una mujer y si no encontraba la forma de regresar a la normalidad su sueño podría volverse realidad.

Fin del capitulo 4

sábado, 3 de febrero de 2018

jueves, 1 de febrero de 2018

Compartiendo la ropa interior de mi mamá

Un intercambio entre un chico y su tía.


-Jhon... no es lo que crees.


-No te preocupes tía es normal que quiera experimentar y saber como se siente tener un cuerpo joven y masculino.

- Si pero... esto no esta bien

- No te preocupes solo vamos a estar así durante una semana, y luego regresaremos a nuestros cuerpos.

- Imposible no puedo ser tú, tengo muchas responsabilidades, el trabajo, mi casa, mis hijos y mi esposo tú no podrás con todo eso.

- No te preocupes tía, yo puedo, confía en mí, eso sí, como yo fingiré ser tu, osea una mujer (43 años)
la esposa de mi tío, la hermana de mi madre, así como la madre de mis propios primos. Tú tienes que fingir ser yo, Jhon un muchacho (19 años) que va a la uni, y que tiene una novia llamada Sam y que además tenemos una relación sexualmente activa.

- Qué salir con una niña, y tener sexo con ella, estoy demasiado vieja para hacer eso, no podría salir con un chico más joven que yo, mucho menos con una chica.

- Tranquila, ahora eres joven, yo debería decir esas palabras, digo, ahora soy tú, una mujer con esposo e hijos, además yo fingiré ser una cariñosa esposa con mi propio tío. No es justo que solo yo me preocupe por que nadie descubra lo que nos paso.

- Bueno, esta bien, solo por que se como es tu tío. se que debes esforzarte por fingir comportarte como suelo hacerlo, sin embargo ¿estas seguro que quieres continuar con todo esto? sabes que tu tío querrá tener sexo contigo ¿verdad? ¿qué harás cuando eso suceda?

-No te preocupes por eso, yo lo tengo todo bajo control.
(Creo que es mejor no decirle que justo ayer tuve sexo con su esposo, mucho menos que en cualquier momento podemos intercambiar de cuerpos, pero ya le dije que estaremos en el cuerpo del otro durante una semana, creo que no estaría mal pasar un tiempo más como mujer, además se siente bien tener una vagina y estos enormes pechos, y mi tío o mejor dicho mi esposo por una semana,  sabe como complacer este cuerpo.

La tía de Jhon: (Aunque me cueste creerlo Jhon se comporta exactamente como yo lo hago, creo que debo hacer lo mismo, de todas formas ser joven de nuevo es estupendo, Creo que no debo decirle que ya tuve sexo con su novia Sam, y dios se sintió bastante bien, pensé que ayer seria la ultima vez que tendría sexo como hombre, pero creo que tendré toda una semana para divertirme con Sam.

Fin