viernes, 23 de junio de 2017

condenado a vivir como una niña


- Bueno espero que realmente hayas aprendido la lección. 
- Sí.
- Has sido un mal padre y esposo, siempre humillando a tu esposa y siempre fastidian   dome la vida. Por eso mamá y yo decidimos tarde un merecido castigo, convirtiéndote en una niña de 9 años, ahora no podrás pegarle a tu esposa, en todo caso ella o yo te daremos unas cuantas nalgadas como las que te acabo de dar, si te portas mal. 
- Huumm.
- Ahora estás lista, practiquemos una vez más.
- Huumm,
- ¿Quien eres?
- Soy... Emily.
- ¿Cuantos años tienes?
- Tengo Nueve años.
- ¿Quien soy yo?
- .... Tu eres Mary mi hermana mayor.
- Muy bien eres una niña muy lista, ja ja ja me encanta ver tu expresión, donde esta el hombre fuerte que presumías ser ahora solo eres una indefensa niña. 
- Ahora la segunda parte que le dirás a mamá cuando regrese del Super.
- Que quiero quedarme como una niña y ser su hija. 
- Muy bien, ves no era tan difícil decirlo. Ahora ponte este vestido, antes de que ella llegue. 
- ¡Pero yo no quiero usar eso?
- ¡Eh! ¿acaso quieres otras nalgadas?
- ¡NO! ..... me lo pondré.
- Bien, lo que pensaba, sabes me gusto mucho darte esas nalgadas y verte llorar como una niña, así que estaré más que dispuesta para darte otras apenas y cometas algo que me desagrade. 
- ¡Porfavor no! me portare bien haré lo que tu digas pero no me vuelvas a pegar. 
-¡Bueno eso espero! y sobre los vestidos, de ahora en adelante siempre los usaras, así que mejor acostúmbrate. 
 - Humm
- ¡Ahora! ven que te arreglo el pelo. Tienes un lindo pelo, pero tendrás que aprender a peinarte tu sola, yo no lo haré por ti siempre.
 Humm
- ¡Quedaste linda! jajajaja. 
- ¡Ya estoy en casa, por favor ayudenme con las compras!
- Mama ya vino, esto sera divertido! ¡Mamá hay algo que papá o mejor dicho Emily quiere decirte!
- Pero que linda te ves con ese vestido, y bien que quieres decirme Emilio.
- ........... No..... ya no soy Emilio soy Emily, y quiero quedarme así.
- ¡Eh! ¿pero que dices?
- Ya no quiero ser tu esposo quiero ser una niña quiero ser Emily tu hija de 9 años.
- ¡Realmente eso es lo que quieres!
- ....Sí....
- Bueno si realmente quieres se una niña... ok a partir de hoy te tratare como una. tendrás que obedecerme en todo lo que te diga, y cuando yo no este tu hij... tu hermana mayor estará a cargo y deberás obedecerla. Ella sera tu segunda Mamá cuando yo este en el trabajo.  
- No te preocupes mamá, yo me encargare de cuidar a mi linda hermanita.
- Bueno, ahora vamos a comer, luego te vas a cepillar los dientes, y como solo tenemos dos habitaciones hoy dormirás con tu hermana, ya no puedes dormir conmigo además ¡creo que ya estas grandesita para eso!
- Sí
- ¡Mamá, Emily me dijo que también quiere aprender ballet, podrías inscribirla donde solía ir cuando tenia su edad.
- Bien si eso quiere.
í(Mierda en que me he metido, aun así no puedo hacer nada, con este cuerpo ni siquiera fui capaz de hacer algo cuando Mary me estaba nalgueando, ahora ella tiene mucha más fuerza que yo ademas me amenazo con convertirme en una bebé si no hacia lo que ella dijo, estoy condenado a vivir como una niña).



Mi nueva vida como una mujer mayor

Esta es el segunda parte, de Yo la nueva esposa del vecino, un hombre mayor Aunque esta es un poco más larga que la primera parte. he estado pensando exactamente que giro le daré a esta historia, pero umm....

Han pasado casi 11 meses desde que el Señor Max me secuestro y me convirtió en su esposa una mujer algo regordeta de 48 años. Me he acostumbrado a mi nueva vida pues sabia que ya estaba condenado de por vida lo menos que podía hacer era aceptar mi nueva vida. Empecé hablar de mí mismo en femenino, tras el paso de los meses empecé a querer al señor Max, o mejor dicho mi esposo tal vez por las hormonas femeninas o porque era la única persona a mi alrededor, ya que mi esposo nunca me dejaba salir de la casa, él era el único que salía, por lo generas siempre a comprar la despensa. Me acostumbré a sus besos, de pronto ya era algo natural, también aprendí a soportar su carácter. De igual forma me acostumbre a mi nuevo cuerpo, pese a que tenía sobre peso, no era una mujer gorda, sin embargo, si tenía algunas lonjas, muchas partes de mi piel estaban arrugadas realmente parecía una mujer mayor, sepa dios que le hicieron a mi cuerpo varonil y juvenil para convertirlo en uno femenino y viejo. Mis pechos eran grandes, y completamente naturales, no tenía nada de silicona, aunque claro que con la gravedad siempre tenía que usar un sostén, aunque los que usaba de la antigua esposa de mi esposo me apretaban mucho, mi culo y mis piernas eran muy grandes, mis manos y mis dedos eran muy delgadas y tenían pequeñas manchas, como las de cualquier mujer mayor, Tener una Vagina para mi ya era lo mas natural al igual que, tener que sentarme para orinar, aunque no tengo la menstruación, con la más mínima excitación mojo por completo mis calzones, y aunque al principio me parecía asqueroso y humillante, tener sexo con mi esposo era lo único bueno que tenía después de un día lleno de trabajo doméstico.

Una tarde como cualquiera, le dio un ataque al corazón el cual no pudo soportar, yo me quedé devastada al final de todo empecé a quererlo y su muerte si me entristeció. En el testamento él me dejo todo, con una condición, él le dejaba todo a su esposa Elena. por lo que para disfrutar de sus bienes debía seguir viviendo como Elena la viuda del señor Max. El abogado de mi esposo, mejor dicho me mi difundo esposo me dio una nueva documentación, mi nueva acta de nacimiento mostraba que yo nací siendo mujer, y aparentemente tenía 40 años de edad, yo había pensado todo este tiempo que tenía 48 dos años menos de los que tenía mi difunto esposo. 

Después de varios días, al menos yo ya era libre de salir donde quiera, lo primero que hice fue a comprar ropa nueva, no por gusto sino por necesidad, ya no quería estar usando la ropa de la antigua esposa. Al principio me dio mucha pena, y me asuste cuando una vendedora se acercó mí y me saludo, -buenas tardes señora le puedo ayudar en algo- me sorprendió escucharla decirme señora, por un momento se me había olvidado que ante los ojos de cualquier persona yo era una mujer, y una mujer mayor, la vendedora fue muy amable conmigo, incluso me dijo que a mi esposo le gustaría la ropa que compre, yo sonreí y le di las gracias, para mi sorpresa me había acostumbrado a usar faldas y vestidos que cuando me probé algunos pantalones me sentía totalmente incomoda así que solo compre faldas y vestidos, compre bastante ropa interior e incluso algo de maquillaje y muchas cremas rejuvenecedoras. 

Al llegar a la casa en un taxi, pase por mi antigua casa, y vi a mi madre quien estaba regando las flores, estaba muy asustado, quería ir con ella y abrazarla, pero no sabía que decirle o como explicarle que yo era su hijo, obvio pensé que de seguro no me creería, pensaría que soy una vieja loca o algo así.

Después de algunos días decidí salir a caminar y ahí me encontré a mi mamá. Ella me vio y se acercó a saludarme se me presento diciendo que ella era la señora Carmen, solo se acercó para darme el pésame por la pérdida de mi esposo. Me sorprendí, y le pregunte como sabía que yo era la esposa del señor Max, a lo que ella me respondió que fue el mismo Señor, Max quien le había dicho que yo era Elena su esposa, y dijo que yo era su antigua novia cuando éramos jóvenes, también menciono que era una mujer muy tímida y que no me gustaba salir de la casa.

A mi madre le dio mucho gusto conocerme al fin, siempre quiso saber cómo era realmente la nueva esposa del señor Max osea yo. Ya que solo me conocía por las descripciones del señor Max, ahí me di cuenta que cuando él se iba por la despensa también pasaba a saludar a mi familia.

Mi madre me dijo que ella igual había perdido a un ser muy querido, me contó sobre como yo había muerto o mejor dicho como había muerto su hijo, me quede impactada al escuchar que fallecí en un accidente, para mi familia yo ya estaba muerto.

En ese mismo instante le quise decir que yo era su hijo, que no había muerto y que el señor Max me secuestro y me convirtió no solo en una mujer mayor si también en su esposa. Pero luego ella me dijo que le gustaría que yo fuera a su casa a cenar y así me presentaría a toda su familia, dijo que yo necesitaba distraerme y pasar un tiempo agradable, sin pensar en las consecuencias al final de dije que sí, pues quería ver de nuevo a mi familia.

Ya en la noche muy nerviosa, me vestí con uno de los tantos vestidos que había comprado con unos zapatos de tacón bajo, y un poco de maquillaje, decidí ir a mi antigua casa, al tocar la puerta me recibió mi hermana pequeña Lucy quien apenas tenía 12 años. Era obvio no me reconoció, ella gritando hablo a mamá diciéndole que había una señora extraña en la puerta. Mamá me presento a Lucy, me dijo que era su hija menor, así mismo le dijo a mi hermanita que yo era la señora Elena una vecina, al pasar a la sala y ahí estaba mi padre hablando con mi tío, el hermano mayor de mi mamá. Mi madre me presento a mi padre y a mi tío, se sintió muy extraño cuando ambos me saludaron dan dome un beso en mí mejilla yo inocentemente hice lo mismo, después de eso ambos me dieron el pésame por la pérdida de mi esposo.

 Al final de todo ya estábamos en la mesa cenando todos juntos, y vi caras nuevas, verán mi familia consistía en mis papas, mi hermanita y yo. Pero en la cena estaba mi tío Marco y sus tres hijos, Carlos un joven de 17 años, Jesica una chica de 15 y Valentina una niña de 10 a los cuales jamás había visto en mi vida, sin embargo tenía presente la existencia del más grande ya que mi tío según lo que me contaba mi madre era un tipo que tenía mala suerte con las mujeres, él siempre andaba con chicas más jóvenes que él y siempre resultaba un desastre.

Al terminar la cena mis padres decidieron ir a comprar al super, Jessica y Carlos decidieron ir con ellos, Lucy y Valentina se quedaron en la casa a jugar. Marco le dijo a mis padres que no se preocuparan que él y yo podíamos cuidar a las niñas, sin darme cuenta yo me quede sola con Marco, para mí era algo incomodo no sabía de qué hablar, así que simplemente le pregunte sobre su esposa, al final me dijo que sus hijos eran de 3 diferentes mujeres, y las tres mujeres lo habían abandonado dejándole a los niños. 

La verdad no sabía si era tristeza o pena, lo que sentía por él.  A decir verdad, Marco no era mal parecido de echo era muy guapo para su edad de 45. Como había mencionado tal vez por las hormonas, y mis nuevos pensamientos femeninos pero sentía una atracción por los hombres y más por los hombres mayores, creo que por que estuve casada con uno por casi 12 meses. Él me contó que ya había dejado de interesarle las mujeres menores, dijo que no tenía futuro pues ninguna mujer se enamoraría de él. Le agarre de las manos y le dije que tuviera fe, el dije que podría encontrar a una a una mujer que realmente lo valorara, y le aconseje que sería mejor que encuentre a una mujer de su edad, (gran error de mi parte) para rematar se me escapo y le dije, que él era guapo. Estuvimos platicando mientras esperábamos a mis padres, las niñas estaban en la planta alta jugando, cuando de pronto cuando quise ir a la cocina por un vaso de agua, me tropecé y caí encima de él nuestras caras estaban muy cerca, al verlo muy de cerca mi corazón empezó a latir fuertemente, rápido le pedí disculpas pero antes de que termine la palabra el me beso, yo estaba acostumbrada a los besos de mi esposo sin embargo el beso de Marco era diferente de explicar se sentía tan bien que sin darme cuenta estaba devolviéndole el beso, para complicarme la vida, mi mamá estaba entrando y nos vio, rápidamente nos alejamos pero ella no fue la única que lo vio, mi hermanita y Valentina lo vieron todo, ellas estaban en la escalera quien sabe desde cuándo, rápidamente cuando todos estaban dentro, las pequeñas dijeron – la señora Elena y papá/tío se besaron- yo me quede sin palabras, mi corazón estaba latiendo muy fuerte, lo único que hice fue salir corriendo de la casa. 

Ya cuando estaba a punto de entrar en mi casa, mamá vino corriendo detrás de mí.

-Disculpe Elena, por favor espéreme, lamento lo que sucedió, pero usted no tiene por qué sentirse mal, es normal ustedes son dos personas adultas no son unos adolescentes, pueden hacer lo que quieran-

No podía creer lo que mi mamá me estaba diciendo, me estaban considerando plenamente como mujer adulta, pese a que ya me había acostumbrado a la idea de ser una mujer, y que mi esposo se refiriera a mi como una, aun seguía siendo muy extraño que otras personas asuman que yo realmente soy una mujer mayor como si toda mi vida lo hubiese sido, y más extraño se sentía que mi propia madre me lo dijera.

En ese mismo momento decidí contarle todo a mi madre, pero no pude ya que ella interrumpido diciendo que tenia algo importante que decirme. 


Señora Elena, la verdad es que yo tenía un motivo para que usted viniera a mi casa hoy, y la verdad era para que conociera a mi hermano, sé que estuvo mal de mi parte pero, mi hermano me contacto pidiéndome ayuda, él suele salir con mujeres jóvenes sin embargo hace mucho le dije que sería bueno buscarse a una mujer de su propia edad, a una mujer adulta con experiencia y no a una jovencita, yo le presente a muchas amigas de mi edad incluso mayores, sin embargo después de saber que era papa de 3 hijos ellas, no iban más lejos con él. Yo realmente lamento lo de su esposo, y sé que solo han pasado unos días, pero las cosas pasan por algo, yo le había hablado de usted a mi hermano de lo poco que me contó el señor Max. Él me dijo que usted era una estupenda esposa, y siempre quiso tener hijos lo que usted más anhelaba era tener una hija, debido a un accidente usted quedo estéril, cuando lo escuche me sentí muy triste por usted y la verdad Jesica y Valentina son dos niñas muy lindas, usted quería tener hijos, y ellas necesitan una madre, así que pensé, que usted y mi hermano… pues... lo siento, lo siento mucho pensara que soy y una metiche sin tomar en cuenta sus sentimientos, pero solo quería que pasaran tiempo a solas para que se conocieran más, jamás la forzaría a hacer algo que usted no quiera, pero después de ver como los dos se besaban, sentí un alivio y durante la cena note que no le quitaba los ojos de encima.

-Lo siento, pero entre él y yo no puede haber nada.

-Pero porque lo dice, pensé que usted… sé que esta dolida por la muerte de su esposo, sin embargo, debe darse la oportunidad, de encontrar a alguien más.

-Se que no tuvo malas intenciones pero, me gustaría hablar con usted, podría venir a mi casa mañana, por favor.

Después de decirle eso entre a mi casa, estaba muy asustada y acelerada por todo lo que había pasado esa noche, antes de ir a dormir decidí tomar una ducha, cundo me estaba desvistiendo note que mis bragas estaban mojadas, y no era sudor, me pregunte cuando había sucedido que ni cuenta me di, luego recordé el beso con  Marco y de nuevo empecé a mojarme, entre más recordaba el beso y su lengua dentro de mi boca, más me mojaba, luego empecé a fantasear con él, quería besarle de nuevo, y mi cuerpo empezó a arder, repentinamente estaba frotando mis dedos sobre mi clítoris, seguí y seguí frotando hasta que me vine, esa fue la primera vez en mi vida como mujer que me había masturbado, ya que siempre que estaba excitada mi esposo se encargaba de eso. Después de venirme, me inundo el remordimiento, y peor aun sabia que lo poco que quedaba de mi ego masculino estaba desapareciendo por completo. Me había convertido en una mujer, había experimentado el sexo como mujer, actuaba como mujer, y ahora me masturbaba pensando en un hombre, peor aun ese hombre era mi tío. 

Luego de eso decidí irme a dormir, pero tuve un sueño muy extraño, estaba dentro de una casa completamente sola, llevaba un vestido rojo, de pronto apareció el tío Marco, se acerco a mi y me dio un beso, sus labios se sentían muy bien, luego con una de sus manos empezó a acariciarme una teta, mientras que con la otra subía poco a poco mi vestido hasta llegar a mi entrepierna, sentí como hizo a un lado las bragas que llevaba puesto y con sus dedos empezó a masturbarme, podía sentir cada uno de sus dedos dentro de mi vagina empapada, sin darme cuenta mis manos estaban frotando el enorme bulto entre sus pantalones, rápidamente le quite el pantalón y entre mis manos tenia su enorme verga, ahí estábamos besándonos, el jugando con mis tetas y mi coño mientras que yo sostenía su enorme trozo de carne. De repente estábamos en una habitación con una enorme cama, el me abrazo y me puso en ella, luego empezó a quitarme el vestido, pero cuando lo hizo yo no tenía nada debajo puesto, quedé completamente desnuda. se puso a besar mis pies, poco a poco hasta llegar a mis piernas, con cada beso que me daba sentí como si me viniera una y otra vez, de pronto el tenia su cara frente a mi coño peludo y mojado, me abrió por completo la piernas, y unto su cara en mi coño, pude sentir su enorme lengua dentro de mí, estuvo así por mucho tiempo, lo único que hice fue gemir y retorcerme de placer. Después de un tiempo ahora él estaba acostado donde yo lo estaba y ahora yo estaba de rodillas frente a su enorme verga, de pronto sentí un gran impuso, era como si mi boca me pidiera que lo metiera en ella, así que decidí hacerlo, sin embargo, no podía mover mis manos, tenia que usar solamente la boca, pero de pronto cuando estaba a punto de meterlo el pene se movió como si no quisiera entrar dentro de mi boca, lo intente varias veces pero no pude el pene se movía de un lado a otro, estaba con mi boca lo mas abierta posible sacando mi lengua tratando de atinar le para que entrara pero era imposible, pero luego sentí las enormes manos de Marco sobre mi cabeza, él guió mi boca a su enorme verga, y en el primer intento, entro por completo a mi boca, llegando hasta mi garganta, pude sentir como salían una lágrimas en mis ojos, sin embargo, estaba completamente feliz de que al fin tuviera su verga en mi boca, empecé a chuparlo por completo, después de algunos minutos o quien sabe cuanto tiempo, él se vino por completo inundando toda mi boca incluso ocasiono que me atragantara, haciendo que algo de su semen se saliera por mi nariz, yo me trague por completo toda su leche. cuando termine subí sobre él y agarrando su verga con mi pequeña mano esta vez yo lo guié hasta la entrada de mi coño, se sentía muy bien tenerlo dentro de mí había llenado el enorme vació en mi, me sentía como la dueña única de su verga. estuvimos teniendo sexo y en distintas posiciones, pero él ultimo fue cuando me puso en 4 me estaba cogiendo como a una perra, yo ya estaba en un océano de placer mi vagina estaba en llamas, él se vino por ultima vez y dejo caer todo su peso sobre mí. pude sentir como su verga iba perdiendo su tamaño dentro de mi coño, mientras que escurría todo su semen y mis jugos por mis piernas como si se tratase de una cascada, quede completamente inmóvil mientras iba cerrando mis ojos. 

Desperté sintiendo una humedad en las sabanas, me di cuanta que me había mojado por completo por el sueño que tuve, estaba completamente aterrada no podía creer que soñara teniendo sexo con mi tío y mucho menos que me haya comportado como una completa puta. Decidí ir a tomar una ducha, luego me vestí, me puse unas bragas moradas, mi sostén, decidí usar unas medias, una falda, y una blusa escotada dejando a la vista mis enormes pechos, luego pensé si haberme vestido así era la mejor manera para decirle a mi mamá la verdad, pensaba en cambiarme de atuendo pero fue demasiado tarde escuche el timbre y sabía que era ella. Ya en la sala mi madre había llegado completamente sola.

-Señora Elena ¿que quería hablar conmigo?-

-En primera no se como explicarlo así que solo lo diré de una vez-

-Yo no soy Elena, no soy una mujer.... se que me veo como una... por dentro soy un chico.

-¡Qué! enserio no puede ser... debe estar mintiendo... 

- Debes creerme...yo no quise esto... yo era un joven... pero el señor Max me secuestro cambio por completo mi cuerpo y me obligo a ser su esposa. 

Llorando le contaba a mi mamá mi historia, ella solo estaba ahí escuchando con una cara de asustada.

- Todo lo que le dijo el Señor Max de mi es mentira. él me trasformo en esto, en una mujer de 40 años con enormes pechos y este enorme trasero, no sabe como sufrir por alejarme de mi familia. 

-¡No puedes ser! 

-Ahora entiende por que no puedo salir con su hermano, lo que hice ayer solo fue un impulso, él señor Max me suministro un montón de hormonas femeninas. para mi es algo inevitable controlar este cuerpo, es muy frustrarte y humillante no poder hacer nada al respecto. 

--Lo siento tanto, nunca pensé que el señor Max le hiciera eso, a un ser humano, secuestrarlo y obligarlo a ser alguien que no es.

-¿entonces me crees?

-Bueno la verdad es complicado y algo difícil de comprender pero su rostro, en su rostro veo que realmente dice la verdad, además no creo que llegue hasta estos extremos solo para no salir con mi hermano, ¡Oh! ¡Dio mio! y yo que te metí en esa horrible situación con mi hermano, lo lamento tanto. 

-Bueno ahora te diré quien era antes de convertirme en esto.

Un silencio total 

-Yo era tu hijo Oliver.

-E..so... no... no... pue...de ser... mi hijo esta muerto.

-¿viste el cadáver?

-No... los médicos dijeron que no quedo nada reconocible, pero con la sangre....

-Se que es difícil de creer, pero no lo es tanto, ahora creo que el señor Max lo planeo todo, él era el único que podía hacerlo él me secuestro pudo haberme sacado sangre y dárselo a los médicos.

-No puede ser.

-Aun hay una manera, de me creas, recuerdas que en la espalda tenía una marca en forma de triángulo, no pensé que aun estuviera ahí, pero creo que el señor Max no le tomo importancia que no se tomo la molestia de borrarlo. 

Yo empecé a quitarme la blusa, luego me puse de espaldas, pero mamá no logro ver nada, así que pensé que tal vez estaría escondido por mi sostén, decidí quitármelo y ahí estaba, al final mi madre me creyó. Ella estaba muy enfadada con el señor Max, pero ya no podía hacer nada él ya estaba muerto.

-Mamá estoy feliz de que al menos pude contarte y de que me creyeras.

- ¿y que vas hacer ahora, hay que decirles a todos.

-No mamá no quiero decirle a nadie más no quiero que papá vea en lo que me he convertido.

-Hijo quiero que me digas que tanto de obligo hacer ese maldito viejo.

-Bueno mamá, he pasado por mucho, incluso para algunas personas sería algo traumatizante, y no se si realmente quieras saber...

-No importa quiero saberlo todo.

-Bueno, él me tenia como su esposa, era un hombre machista, por lo que siempre estuve a cargo del mantenimiento domestico de la casa, limpiaba, cocinaba, lavaba...

-Le conté ciertas cosas a mi madre y algunas no, tampoco quería que se enterara que me gustaba cuando el señor Max me metía su polla en mi coño. después de que mi madre se entero le hice prometer que no se lo iba a contar a nadie, aunque a mi madre le daba gusto de saber que aun estaba vivo, fue una gran sorpresa para ella darse cuenta que me había convertido en una mujer.

Después de un mes, mi madre constantemente venia a mi casa, siempre la pasábamos platicando, ella me contó todas las cosas que hicieron mientras yo estaba ausente. un día mientras estaba cocinando con mi mamá en mi casa, surgió una conversación que cambiaría el rumbo de mi vida.

-Vaya, hijo realmente, has mejorado en la cocina.

-Bueno no tuve de otra.

-Hijo yo te amo y siempre te apoyare en todo, pero dime ¿Qué planeas hacer con tu vida?

- Bueno mamá, la verdad no lo se, es que mírame, crees que tengo futuro, soy una mujer de 40 años mi vida esta acabada, jamas podre casarme con una mujer.

- Entonces planeas vivir el resto de tus días como Elena una señora.

-Pues no tengo otra alternativa.

Al día siguiente mi madre, vino nuevamente a mi casa,

- Hijo, lo estuve pensando muy bien, me he fijado mucho en ti, realmente te has convertido en una mujer, en todas las extensiones de la palabra, incluso la ropa que usas, la forma en la que te comportas.

-Bueno si es cierto, pero fue por que él señor Max me convirtió en así, simplemente no puedo evitarlo.

-La verdad es que yo quería que volvieras con migo a casa, y que le contáramos a todos, pero veo que tu no quieres. así que quiero hacerte una pregunta muy importante, ¿quieres que les cuente a todos que eres Oliver o prefieres quedarte como una mujer?

-Mamá no quiero que todo el mundo sepa que soy una mujer, además no puedo, mírame soy una mujer mayor no podría encontrar trabajo en ningún lugar además, no tengo ningún peso, lo único que tengo es la herencia que el señor Max le dejo a su esposa.

-Entonces veo que ya no quieres ser mi hijo.

-No es eso.

-Bien te dije que te apoyaría en todo. por lo tanto ya no puedo seguirte llamando hijo, la verdad para mi es algo incomodo tener que decirte de esa forma., además si alguien me escuchara decirle a una señora hijo, creerían que estoy loca, de ahora en adelante de diré Elena. quiero ayudarte si estas dispuesto a quedarte de esa forma, al menos quiero que lo disfrutes.

-¿Qué lo disfrute, como podría hacerlo?

- Esa ropa que traes, tu la compraste.

- Sí, pero eso que tiene que ver.

-Bueno empezaremos por ahí, te mostrare que ser una mujer no es tan malo, además ya te comportas como una, solo debes saber disfrutarlo y no importa la edad, vamos hoy iremos de compras necesitas un cambio de imagen.

Ese día mi madre me llevo al centro comercial, me llevo a un salón de belleza, compré nueva ropa, pero lo que más me sorprendió con respecto a la actitud de mi madre, fue que se veía feliz, era cierto mi madre no tenia amigas, sabía que había algo extraño sobre ella así que decidí actuar como su amiga.

Cundo me estaba probando un vestido, mi madre entro en el mismo probador, yo me asuste y me tape lo que me había dicho mi madre, lo cumplió me trataba como Elena y no más como su hijo.

-Lo siento Elena pero es que todos los demás están llenos, además las dos somos mujeres.

-Bueno si pero se me hace extraño que te desvistas así frente a mi.

-¿Y? no tiene de malo tu también eres mujer ¿no?

-... bueno sí... pero...

-Vez, ahora ayúdame con el cierre.

De repente mi madre se estaba desvistiendo frente a mis ojos, Mi madre tenía 40 años y para ser solo una simple ama de casa tenía un cuerpo bien formado, a mi me dio mucha vergüenza ya que comparando los cuerpos el de mi madre era más sexy que él mio, aunque yo nunca la vi desnuda no recordaba que ella tuviera ese cuerpo. Ella tenia un lindo trasero unas excelentes caderas y unas tetas no muy grandes. ella tenia bien cuidado su cuerpo mientras que yo era otra cosa.

-Tienes un lindo cuerpo.

- Gracias Elena, ¿no planeas probar ese vestido?

-Umm

- Sabes siempre he tenido curiosidad ¿en verdad tienes una vagina?

-Sí

-Me la muestras

-¿por qué la quieres ver? tu tienes una de seguro es igual.

-Tienes razón , entonces  mira la mía,

Mi madre se quito sus bragas y dejo al descubierto su vagina, estaba completamente sin ningún bello, no podía creer lo que mi madre estaba haciendo me estaba mostrando su vagina, él lugar de donde nací, esto era de locos, sin embargo no podía mostrarle el mío, me daba vergüenza sin embargo ella me obligo.

-Oye se ve tan real, pero creo que se vería mejor sin esos pelos.

-Es que no se como quitarlos y al señor Max le gustaba Así.

-¿? ¿Como qué le gustaba?

había metido la pata

- Es cierto me había olvidado que ese infeliz de obligo a tener sexo.

Sin darme cuenta ya las dos estábamos completamente desnudas hasta empezamos a comparar el tamaño de nuestros pechos, en el probador había un enorme espejo, frente a él, aunque aparentemente teníamos la misma edad claramente se podría notar la diferencia de edad entre mi madre y yo. Parecía irreal estaba viendo por completo el cuerpo de mi propia madre desnuda, con un cuerpo muy sexy y lo único que podía sentir era envidia por ella.

- Vaya, No puedo creer que mi hijo realmente tenga un gatito además ve más vieja que yo

- No tienes por que decírmelo

-Lo siento espero que nadie haya oído eso, no te enojes con respecto a tu cuerpo, veras yo igual me veía como tu pero, Antes de la muerte de mi hijo, tenia programada una cirugía, tuve que pos ponerla un mes. pero bueno esa fue idea de mi esposo. Sabes si te hicieras unas cirugías no te verías tan grande, aunque no importa de seguro con una buena dieta, un par de cremas y un buen maquillaje te veras como yo. de todas formas tienes ese culo y esas enormes pechos. veras que que todos los hombre voltearan a verte incluso los más jóvenes.

Después de escuchar eso, la idea de que los hombre me vean, hizo que me mojara un poquito, por suerte mi madre no se dio cuenta. después de eso probamos algunas prendas y nos fuimos. Luego decidimos ir a comer algo, en eso un hombre de algunos 40 o algo así se acerco a nosotras, él señor se me estuvo insinuando hasta que mi madre, dijo que eramos dos mujeres casadas le dio una mirada amenazante y el hombre se retiro.

Luego de eso mi madre me hizo una pregunta muy incomoda para mí.

-Elena que piensas de los hombre, quiero que me digas ¿te gustas los hombre o las mujeres?

Continuara....

Tener sexo como mujer






jueves, 22 de junio de 2017

Mi linda hermanita


-Pero que linda, estas Sami, veo que ya te terminaste de vestir, pero toma aun te falta ponerte tus braguitas.


- Fernanda no me llames así, soy tu papá, además no tenía opción hace mucho frío, pero en definitiva no me pondré esa cosa. Ahora conviérteme de nuevo en un hombre.

-Lo siento, pero no sucederá, tu sabes cuánto deseaba tener una hermanita, incluso mamá lo deseaba, pero tú nunca quisiste, además ya estaba harta de que mis amigas presuman de lo bueno de tener hermanitas. y ahora gracias al libro mágico que encontré en el sótano de la abuela, tengo una linda hermanita.

¡Pero porque yo! 

-Bueno,la verdad es que encontré muchos hechizos para conseguir una hermanita, pero al final encontré una que me fascino, y ya que siempre estás en tu trabajo, también quería que tu pasaras más tiempo conmigo y ese hechizo era el ideal.

-Le diré a Martina sobre esto y luego estarás en graves problemas.

-No creo que eso sea posible, además ya no puedes llamarla de esa manera, ella ya no es tu esposa ahora es tu mamá, para ella tu siempre has sido su hija menor, además las únicas personas que saben tu verdadera identidad somos nosotras dos, para el resto del mundo tu eres Sami, una niña de 10 años y si andas diciendo que eres un hombre adulto solo creerán que te has vuelto loca.

¡No no no eso no puede ser verdad! me estas engañando, yo soy un hombre, soy Roman un adulto, tengo una esposa tu eres mi hija, y tengo una junta importante mañana no puedo faltar al trabajo. 

-Sera mejor que te acostumbres a tu nueva vida, así que escucha con atención y deja de llorar tú no eres un hombre, eres una niña de 10 años. Las niñas no tienen esposa, yo no soy tu hija soy tu hermana mayor y debes obedecerme, y mejor que te olvides de tu trabajo, las niñas no trabajan, al único lugar que iras mañana será a la escuela.

¿por qué me hiciste esto, acaso me odias?

-Por supuesto que no preciosa, se que es difícil para ti, pero veras que ser una chica no es tan malo, yo siempre estaré contigo y te ensañare lo divertido de ser una chica después de todo soy tu hermana mayor. Ahora vamos a la fiesta de Carolina, ahí podrás divertirte con tus nuevas amigas de la escuela. 

-Pero yo no conozco a nadie. 

-No te preocupes veras que pronto de olvidaras de que alguna vez fuiste mi padre, 

¿? ¿pero que dices hermana? yo no soy tu papá soy tu hermanita, ¿te encuentras bien?

-Vaya eso fue rápido, (pensé que tomaría varios días) 

-¿porque estoy llorando? hermana por favor devuélveme mi ropa interior, esto es vergonzoso.

-Lo siento toma, y apurate que ya es tarde.

-Sí

-Te vez muy linda con esa lindo vestido azul y esas medias.

-Bueno eso es por que tu siempre eliges las ropas mas lindas, pero en cambio yo no sirvo para eso.

-No te preocupes mi linda hermanita, yo te voy a enseñar todo, y no solo la ropa también sobre el maquillaje, los zapatos, bolsos y pronto seras como yo ¿qué te parece?

-Sí, sí, gracias eres la mejor hermana mayor, ¡te quiero!

-Yo igual a ti Sami.

sábado, 17 de junio de 2017

Ash transformado en mujer


La esclava sumisa

Déjenme contarles brevemente como me convertí en la fiel esclava de mi novia, verán yo estaba saliendo con Samanta mi ama, ella era una mujer bellísima, sin embargo, un día la encontré, para no hacerlo largo descubrí que ella era lesbiana, ella solo andaba conmigo para cubrir las apariencias, al principio a mí me éxito saber que estaba saliendo con una lesbiana sin embargo a pesar de todo yo la amaba. Un día había decidido que ya no le importaba lo que la gente dijera de ella por lo que ya no tenía caso seguir conmigo eso me, me puso triste yo le rogué que no me dejara que yo la amaba. Ella dijo que en el fondo me iba a extrañar y no era de esperarse siempre la trate bien, le preparaba el desayuno, ya que vivía en mi apartamento, yo era el que limpiaba de vez en cuando. Ella me dijo que podía seguir viviendo con ella siempre y cuando yo aceptara que también viviría con su novia Carolina, para mí fue de lo más excitante vivir con lesbianas, sin que se diera cuenta de mis verdaderos deseos le dije que aceptaba su condición. Al final de todo nosotros viviríamos en la casa de Carolina, su casa era grande. A Carolina lo le agrado la idea de estar viviendo con un hombre, se puso molesta, pero luego Samanta la tranquilizo, diciéndole que no se preocupara, muy pronto dejara de ser un hombre. Yo me sorprendí al escuchar lo que dijo, pensé que había escuchado mal, pero de pronto Samanta siguió hablando, -lo he traído porque sabía que necesitabas a una persona de confianza para que te ayude con la limpieza de la casa, yo lo conozco muy bien, veras, él es muy bueno limpiando e incluso sabe cocinar, además no está de más tener un juguetito en la casa, no lo crees- ¡pero que mierda- dije no podía creer lo que había dicho Samanta me han traído para ser su criado, - lo siento pero creo que mejor me voy de aquí, yo tengo una vida y no pienso ser su criado! Después de decirles eso decidí irme, pero algo me lo impidió de pronto mi cuerpo empezó a cambiar, mis manos mis pies mis piernas mis pechos, mi espalda mis caderas todo, no podía mantenerme en pie así que me caí, cuando cundo me di cuenta mis manos parecían a las de una mujer los pelos que tenía en mis piernas se habían ido ahora tenia unas lindas piernas completamente lisas, de pronto tenía dos pechos redondos y firmes mi pelo había crecido, mi pene había desaparecido y entre mis piernas solo había una pequeña hendidura, dios me había convertido en una mujer, de pronto escuche como Samanta y Carolina se reían a mis espaldas, vaya quedo perfecta, dijo Carolina, o les dije asustado que me ha pasado, en eso samanta dijo – no te preocupes cariño, veras yo vengo de un linaje de brujas, si de brujas aunque no lo creas la magia existe, y te he convertido en una mujer, la verdad no andaba contigo por guardar apariencias solo te engañe, te estaba probando, veras yo no me puedo dar el lujo de usar la magia así no más, y cambiar a una persona en lo que sea es muy peligroso para mí, así que decidí buscar a alguien que no tenga a nadie quien lo extrañe, además de que fuera una persona que pudiera ayudarnos con la limpieza de esta casa, y tú fuiste la persona ideal, además crees que nunca note tus deseos de estar viviendo con lesbianas bueno pues ahora vivirás con nosotras y serás nuestra esclava- están locas conviértanme en hombre de nuevo les dije enojado. Me levante con la intención de atacar a Samanta pero en vez de eso solo recibí una gran bofetada de Carolina, luego ella me dijo- Quien te crees- se agacho enfrente de mí y jalándome de mi nuevo y largo cabello me dijo-, tu ahora nos perteneces, ya no tienes voz ni voto harás lo que nosotras de digamos, y tendrás que obedecernos si no quieres que te dejemos en la calle donde viven los vago de la ciudad, de seguros estarán agradecidos que les dejemos a una linda y hermosa mujer desnuda- mierda me estaba amenazando, lo peor es que no pude hacer nada, trate de zafarme pero su mano era más fuerte que la mía y me jalaba muy fuerte el pelo tanto que mis ojos empezaron a lagrimar, de repente samanta irrumpió diciendo –Bueno, bueno ya que ahora eres una chic necesitas un nuevo nombre, de ahora en delante de llamaras Flor, y deberás llamarnos amas, tus nuevos deberes consistirán en limpiar de esta casa cocinar para nosotras y cumplir cualquiera de nuestros caprichos- yo le dije casi llorando- ¿Qué pasa si no quiero hacerlo- a lo que me contesto- no te preocupes muy pronto, aunque no quieras serás la esclava más sumisa de todas- después de eso Carolina le dijo a Samanta que era hora de enseñarme los placeres femeninos, dicho eso las dos mujeres empezaron a quitarme la ropa que aun llevaba puesta y me empezaron a besar en todas partes, ya completamente desnuda empezaron a jugar con mi vagina y con mis nuevos pechos, me obligaron a darles una mamada y ellas me hicieron lo mismo fue un placer increíble podía sentir como pequeños calambres en todo mi cuerpo, bueno eso fue lo que sucedió hace cinco días, ahora me he convertido en la fie esclava de mi ama Samanta y de la ama Carolina. Todos los días me levanto temprano para hacer el desayuno de mis dos amas, limpio la casa lavo la ropa, y estoy feliz de hacerlo y lo mejor es que puedo usar un lindo vestido de sirvienta. Los momentos más felices del día son cuando estos debajo de la mesa lamiendo las vaginas de mis dos amas, estoy más que feliz siendo de utilidad para ellas, aunque me han prohibido que me masturbe o me toque, no importa si me porto bien tendré la suerte de que jueguen con mi vagina y mis pezones con sus pies.
FIN 

Misterioso incidente en la escuela #1

Después de un incidente misterioso en una escuela de Japón, en el cual algunos maestros como alumnos sufrieron un cambio genético, haciendo que sus cuerpos cambiaran de sexo, esta es la historia de Shido. Él era el capitán del equipo de baloncesto de la escuela, gracias a él la escuela había conseguido su primer campeonato nacional, era uno de los chicos más populares de la escuela, algunos chicos lo envidiaban y las chicas lo adoraban, después del gran cambio en la escuela, Shido se convirtió en una chica muy linda con un cuerpo atlético y unos pechos que más de una chica envidiaría. Ya que él no fue el único al que le paso, después de varias semanas todos en la escuela actuaban como si nada hubiera ocurrido, tanto chicos como maestros decidieron continuar con su nueva apariencia. En el caso de Shido. Él se sintió muy devastado por que su sueño era ser un basquetbolista profesional, y pese a que con su nuevo cuerpo él podía seguir jugando como antes, el entrenador decidió sacarlo del equipo pues las reglas solo aceptaban a hombres. En la escuela había dos equipos de baloncesto uno de chicos y otro de chicas, no había equipos mixtos porque no había torneos, para ese, solo jugaban por diversión. La entrenadora del equipo de las chicas decidió meter a Shido al equipo femenil, ya que ella sabía lo talentoso que él era, sin embargo, a Shido no le agrado mucho la idea de entrar al equipo de las chicas, por dos razones, la primera era porque no quería que sus amigos le burles por entrar al equipo de las chicas y ser una de ellas, la segunda fue porque él consideraba que las chicas no sabían jugar ya que siempre iban a las finales, pero nunca habían logrado ganar un campeonato. La entrenadora hablo con Shido y usando y al final lo convenció. La entrenadora lo presento con el equipo, sin embargo, no fue muy bien recibido. Las chicas desconfiaban de él por haber sido un chico, durante los entrenamientos aparentemente todo iba bien, sin embargo, en el vestidor, sufría del abuso de las chicas, le hacían cosas como esconder y revolver sus cosas en su casillero, él se cambiaba en él baño del vestidor, ya que las chicas no querían que él las viera mientras se estaban cambiando. Un día después del entrenamiento y mientras que Shido se estaba cambiando en el baño unas chicas entraron y mientras que él se secaba el sudor y sin darse cuenta las chicas le quitaron su ropa interior, cuando se dio cuenta ya era demasiado tarde todas las chicas se habían ido del vestidor. Él no tuvo de ora que pasar el resto del día sin su ropa, para él ya era bastante humillante usar la falda de la escuela ese día él estaba en constante alerta de que nadie notara de que no llevaba roba interior. Fue para él difícil estar acomodando siempre la falda ante el pequeño soplo de aire que levantara su falda, y ni de qué hablar de que sus pechos que se balanceaban por cada movimiento que hacía. Las chicas estaban molestas porque ellas decían que podían ganar el campeonato sin la necesidad de la presencia de Shido. Además de que algunas sentían envidia de su cuerpo, no podían soportar de un chico que se convirtió en una chica fuera más linda y sexy que ellas. De pronto las cosas ya se habían volteado. Shido se había convertido en una de las chicas más linda de la escuela todos los chicos morían por él a pesar de que sabían que era un chico, en cuanto a las chicas algunas todavía lo respetaban, pero otras lo odiaban. Mei la capitana del equipo decidió jugarle una broma a Shido, el día del primer juego del campeonato, Mei con la ayuda de otras chicas, habían decidido ponerle algo en su botella de agua, para que sintiera ganas de orinar y así fuera al baño de esa forma no podría jugar. Fue así, como dio comienzo al partido Shido después de cansarse decidió tomar algo de agua pero lo único que provocó fuera que tuviera más sed, en el transcurso del partido siempre que hubo oportunidad Shido tomaba más y más agua, de pronto él sintió que tenía ganas de ir al baño pero se aguantó por hasta que terminara el primer tiempo, durante los últimos minutos del primer tiempo parecía que Shido no podía más él se distrajo mientras que una chica le dio un pase, él no pudo agarrarla y el balos le dio justo donde se encuentra la vejiga provocando que Shido no pudiera retener más sus ganas y se orino en medio de la cancha, él estaba más que avergonzado todos vieron cómo se orino con los ojos llorosos él se levantó y salió corriendo, las chicas del equipo al ver su cara se conmovieron ellas no pensaron que plan terminaría de esa forma. Ese día las chicas no lograron ganar el partido, el equipo al que se enfrentaron era muy fuerte, y Shido fue el único que logro anotar a favor del equipo, han pasado un mes después del partido  y Shido no ha regresado a la escuela.